theacademy:

Congratulations to all the Best Picture nominees

Reblogueado desde The Academy
Como siempre me costaba mucho menos pensar que ser.
— Julio Cortázar (via poesiaespanol)
Reblogueado desde Poesía en Español
Ahogarse no es tan terrible
como querer salvarse.
— Fragmento de Poema no. 1, Emily Dickinson (via poesiaespanol)
Reblogueado desde Poesía en Español
El poder es el afrodisíaco más fuerte.
— Nietzsche (via olgaceciliamartinezrojas)
Reblogueado desde Poesía en Español
solducgirl:

Que nadie las toque! Son toditas mías.

Ven mañana y veamos Blanca Nieves!

solducgirl:

Que nadie las toque! Son toditas mías.

Ven mañana y veamos Blanca Nieves!

Reblogueado desde Smoke This |.|

Señorita Flor/Luz Jaimes

Ese día fue el más feliz de mi vida: me levanté a las siete de la mañana, me bañé, me vestí, me puse mi loción, mi crema, y toda la cosa. Luego me desayuné mi concha con mi café. No sé por qué, pero yo sabía que iba a ser un gran día.

Desde el miércoles, me dieron mi volante en el mercado de San Cosme, que iba a venir la señorita esa, Flor Berlanga, la que quiere ser delegada. Yo sí tenía hartas ganas de ir a verla, porque en su propaganda decía que ella iba a luchar por nosotras, por las mujeres.

Entonces llegué ahí a la explanada, junto al Monumento a la Madre, pusieron una carpota y  sillas. Había mucha gente. El clima estaba fresco porque toda la noche había llovido. T’onces, comadre, que se sube al escenario un señor con una voz muy gruesa, muy bonita. Anunció que iba a tocar una orquesta ¿Sabe usté, comadre, desde cuándo no oía una orquesta en vivo? Desde mi juventud, desde entonces. Y ya tiene rato de eso.

Y sí, que sale la orquesta y empieza a tocar. No sabe cómo me emocioné. Sentía yo, en mi corazón, algo muy grande, así como una siente cuando es joven. Pero no, comadre, no tiene usté una idea de lo que sentí cuando un señor se acercó para sacarme a bailar. Dije yo entre mí, cómo no me puse siquiera color rojo en los labios, si tengo uno bien bonito que me regaló mi hijo, pero pues, me aguanté la pena y ahí me ve usté bailando con el señor ese como tres horas que tocó la orquesta.

Hacía años que no bailaba tanto, que no sudaba, bueno, no de esa manera. Ya ve que con el quehacer una suda, pero no es igual, este era un sudor que olía diferente, usté me entiende comadre, yo sé que me entiende…

El señor éste me dijo que se llamaba don Joaquín ¡Ay, don Joaquín, baila usté muy bien! No comadre, pero no se crea, don Joaquín iba con su mujer pero me contó que a ella no le gusta bailar. Yo le dije que mejor ya no, porque su mujer se iba a enojar, pero dijo  que no, que a ella no le importa ya lo que él haga, ni a él lo que ella piense. Entonces pensé que a lo mejor,  si a mí no me hubiera importado lo que mi marido hiciera, a lo mejor, todavía estaríamos juntos.

Pero bueno, ni crea que yo estuve recordando a mi marido, ese fue un pensamiento que le dediqué un segundo, ya no como antes. Hay días que ni me acuerdo de él, o pienso en él como un difunto, eso pasa con los años.

Yo estaba feliz porque además nos llevaron refrescos y don Joaquín me acercó un vaso con Coca Cola, yo tenía tanta sed que me la tomé con todo y mi diabetes, pero don Joaquín me dijo que él también tenía esa enfermedad, y gota, y la hipertensión. Entonces me cayó mejor, porque sentí que teníamos cosas en común.

Y luego que dejó de tocar la orquesta comadre, que suben una serie de señores. Hablaron muy bonito: nos recordaron lo que han hecho por nosotros en la delegación. Entonces les aplaudimos mucho, porque sí es cierto que arreglaron el pavimento, que han venido a hacernos el Papanicolaou gratis, y los descuentos del dentista. También es cierto que han traído ferias y cosas con las que se divierten los muchachos.

Ahora ya ve, nos trajeron la orquesta y eso es caro, todo eso es caro, y para uno que es pobre, pues bueno, no cualquiera se lo da así nada más porque sí. Yo le agradezco mucho a la señorita Flor que nos haya traído a la orquesta, no me lo esperaba. Me recordó mi juventud, y mi pueblo.

Por eso yo voy a votar por la señorita Flor, porque sí es cierto que nos apoya a nosotras las mujeres, y más a las mujeres solas y desamparadas, como usté y yo, y tantas más. Tenemos nuestros hijos pero ellos están haciendo su vida, nosotras como quiera, ya vivimos.

            Luego anunciaron que iban a dar becas para estudiar, sin importar nuestra edad, y unos apoyos para que pudiéramos tener nuestro dinerito ¡Qué buena gente es esa señorita Flor! Yo no me esperaba todo esto. Dijo que no nos sintiéramos solas, que con ella trabajaban licenciados, doctores y una serie de gentes muy inteligentes, de esas de las que se rodean los políticos. Yo creo que la señorita Flor es muy inteligente, le habla muy fuerte al micrófono, muy decidida. Hasta una canción ya tiene; la tocaron cuando ella terminó de hablar.

Ya luego el sol empezó a quemar mucho, pero don Joaquín llevaba su sombrero y yo mi sombrilla, y con eso nos protegimos. Nos acercamos a la mesa donde daban los apoyos. Ni supe cómo pero me inscribieron en todos los cursos. Ya estaba yo anotada en el de computación, en el de inglés y hasta en ese de las redes sociales. Ya sé, comadre, que usté no sabe qué es eso, yo tampoco sabía, pero o’ra ya. Ya tengo mi feisbot y mi jaifai; porque a las otras nom’ás no les entiendo. En inglés ya le digo joguaryu, tanks, itsmain, ayam Esther; todo eso.

Bueno, comadre, total que en esas estábamos cuando bajó del estrado la señorita Flor. Todos la rodearon, la saludaban, le daban la mano, pero yo no me atrevía porque me daba pena, pero a don Joaquín no, y que se acerca a saludarla; y que me jala. Entonces a mí me salió del corazón agradecerle por todo lo que nos ha dado. Ella me abrazó, muy conmovida. Le dijo a uno de los señores con los que iba que me dieran vales de despensa y de la leche. Y que me los da, y hasta nos tomaron fotos.

Entonces, ya que la tenía cerquita, ¡Qué bonito huele la señorita Flor! a perfume caro! Le dije que muchas gracias por la orquesta, que yo estaba muy triste porque hace años que me sentía muy sola y ella me dio un rato de alegría.

Me preguntó si era viuda, le dije que no, que era separada. Entonces que manda al mismo señor a que me diera su tarjeta, me dijo que la fuera a ver y me abrazó muy fuerte. Otra vez que nos toman fotos.

Yo no cabía de la alegría, tenía el teléfono de la señorita Flor. No sabía qué hacer con él, pero algo tenía que hacer porque ella me lo había dado, y me abrazó. A lo mejor la señorita Flor es tan inteligente que sabía que ya mis tres hijos se casaron, que sólo me viene a ver uno, y muy de vez en cuando, que sólo él me da un poco de dinero, y eso cuando su mujer no se da cuenta, porque lo regaña; que mi casa se está cayendo a pedazos, y yo no puedo arreglarla, que vivo de lo poco que gano en el mercado, y que ya no es negocio, que luego ya ni las moscas se paran. Seguro también sabía que tengo diabetes, hipertensión, y que otras veces me siento muy triste, muy sola. Por eso me abrazó y me dio su tarjeta, y por eso me cambió la vida, ¡Ay señorita Flor!

Don Joaquín y yo nos despedimos, pero él dijo que no para siempre, que nos volveríamos a ver en los cursos, que él prefería eso que estar en su casa, con su mujer. Yo me entusiasmé porque además de todo, ese día hice un amigo. ¿Sabe comadre hace cuánto no tenía yo un amigo? Desde mi juventud comadre, desde mi juventud.

Pasaron los días, y yo veía la tarjeta y la veía, no sabía qué hacer. Llegó el día de los cursos y me presenté. Me sentía como una chamaca en la escuela pero me dio mucha tranquilidad y alegría encontrarme a don Joaquín. ¡Ay, qué miedo tener que tocar la computadora! sentía que la iba yo a descomponer. A don Joaquín se le hizo más fácil, él me ayudó mucho, y me animó a hablarle a la señorita Flor.

Marcamos varias veces hasta que nos dieron una cita. Don Joaquín me acompañó porque yo sola me iba a poner muy nerviosa. ¡Qué buena gente y qué amables es don Joaquín! Entré a la oficina de la señorita Flor: era un lugar muy chiquito pero todo olía muy rico, así como ella que se echaba mucho perfume caro. Ella estaba seria, no tan alegre como ese día en el monumento. Pero me preguntó qué era lo que necesitaba, yo muy nerviosa le dije que nada, que había ido a verla porque me dio ella su tarjeta.

La señorita Flor dijo que todos necesitamos algo, que alguna cosa podría hacer por mí. Me preguntó de qué vivía y le conté. Me dio unos papeles para que fuera a tramitar una pensión, para que mi descuento de la leche fuera permanente, y me mandó con un señor que me dio dinero para arreglar mi casa.

Esa fue la última vez que vi a la señorita Flor en persona. Ahora uno nada más puede mirarla en la tele de vez en cuando, por eso ya veo noticias, a los mejor sale. Aunque no me gusta porque pasan muchas de los  muertos, los descabezados y todo eso; ya ve ahora lo de Monterrey y lo de Tamaulipas. ¡Dios nos guarde a nosotras y a la señorita Flor!

 

No se me olvida que cuando me iba de su oficina, le agradecí todo lo que hacía por mí y por todas las mujeres de la delegación, que yo quería que ella fuera presidenta algún día. Ella me dijo que para que ella, o cualquier otra mujer lograra ser presidenta, tenía yo que empezar a decirle “licenciada Flor” porque eso es, una licenciada.

¡Ay qué pena son la se… licenciada Flor! Pero tiene toda la razón. La señ… licenciada Flor dijo que si nosotras la mujeres, que somos las que educamos a los hombres, no nos reconocemos nuestros logros, entonces quién. ¡Cuánta razón tiene siempre la licenciada Flor!

Yo con don Joaquín platico por la computadora cuando me doy un rato una vez a la semana en el café internet. Le dije que le pusiera “Me gusta” a la página de la licenciada Flor, hasta que un día, ella que me cambió la vida, que me hizo tener amigos en la computadora, que me dio dinero, que arregló mi casita, y me hizo ver noticias; sea la que nos gobierne.

 Hoy creo que nuevamente será el día más feliz de mi vida comadre, porque viene la licenciada Flor, o’ra va para diputada. Va a dar un discurso, y don Joaquín me va a acompañar. Ojalá la licencianda Flor traiga de nuevo una orquesta, y pueda yo saludarla.

 

 

¿QUIÉN SINO USTEDES? Luz Jaimes

“Si yo no ardo, si tú no ardes, si nosotros no ardemos ¿quién iluminará esta oscuridad?”

#YoSoy132

 

¿Quién sino ustedes? que estudian en la Ibero, en la UAM, en la UNAM, en el Poli, en la Universidad de Nuevo León, en la UIC, en el ITAM, en el COLMEX, en el ITESO, en la UVM, en la Universidad de Puebla, en La Salle, en la Universidad Autónoma de Barcelona, en la UACM, en la Anáhuac. Los de la Escuela Superior de Educación Física, los de la Pedagógica,  los del CIDE, los de Chapingo, los de la UP, de la Universidad de Sinaloa, los académicos, los Atencos, los migrantes, los padres del ABC;  los invisibles. Como diría la Sonora Santanera: “los que me faltaron” y los idiotas como yo. 

¿Quién si no ustedes? que no se dejan llevar por el hastío y la máquina borrosa de la que hablaba Rodrigo. Que pueden gritar tan alto para que el mundo los escuche porque a los otros se les fue la voz. Los dejó mudos tanto smog y el cáncer los tiene contaminados todo el cuerpo del sistema.  

132 se hacen llamar humildemente, modestamente, los miles y miles que han hecho eco en todo el mundo. A esos 132 los saludo con el abrazo de mi corazón. ¿Cómo les digo que los quiero mucho? que los amo con todo el corazón. Que agradezco que hablen por mí y que me den el valor que me faltó.

 

“Gracias Ibero por ese viernes negro”…

 

¿Quién sino ustedes? para llenar de color la primavera. ¿Quién sino ustedes que todavía creen en el amor, que besan con sinceridad y se apasionan. Que reflexionan en las aulas, que se dan tiempo para leer. ¿Quién sino ustedes? que se miran al espejo y todavía se reconocen, que no se venden al mejor postor. Cuyos brazos aún son fuertes para trabajar y sostener.  

¿Quién sino ustedes los que bailan a la menor provocación. Los que sienten y no ocultan, los que aguardan bajo el sol. Los que sudan y no apestan y si apestan, se besan y hacen el amor.

 

Goya, goya, cachún cachún rara, cachún cachún rara…

 

¿Quién sino ustedes los que aprecian el arte y leen más de tres libros al año. Los que pueden citar a Freud, a Bukowski o al mismo Baudelaire. Los que piensan en Marx o en el Che. Los que entienden de la globalización, los que se adueñan de las redes para difundir su movimiento. Los que se unen como hermanos para pedir justicia, para gritar, reclamar; dar el ejemplo. Los que informan a los medios. Los que se juntan para hacer poesía y plasmarla en las calles de la vida. Los que besan al oficial y lo llaman “hermano”.

¿Quién sino ustedes? los que piden escuelas, no telenovelas. Los que explican en casa lo que está pasando en realidad. Los que tienen la verdad porque la viven día a día. Los que son “ninis” porque ni se callan ni se dejan. Los que forjan la vida política de un nuevo país. Los que no estaban muertos, andaban de parranda pero no quieren esta cruda realidad. Los que la curan.  

¿Quién sino ustedes? los que quieren seguir vivos. Los lavadores de la podredumbre, la mierda; la basura. Gracias por limpiar.

 

“Esos son esos son los que aman la nación”…

 

¿Quién sino ustedes? los que no se identifican, los que no encuentran representación. ¿Quién sino ustedes? para exigirle a los que sigan se manejen con verdad.

 ¿Quién sino ustedes? para seguir gritando cuando nadie quiera ya escuchar.

 

Yo también soy 132.

"Mejor de lejos" Luz Jaimes

Invítame a salir, llévame a fiestas, dame de beber. Inclúyeme  en todo lo que hagas para que piense en otra cosa, para que me sienta en otro mundo, pero no quieras ligarme. 

       Invítame a salir, pero no cuentes tus cosas, ni lo que harás mañana,  ni me muestres tu trabajo, ni me hables de tus conocidos, ni me digas qué es lo que gustas comer aunque lo pidas en el restaurante. Pasa por mí al trabajo, pero no susurres mi nombre al verme salir, ni me mires de esa forma, como se miran los que se extrañan de a poquito. No me quiero enamorar.

        No me llames por teléfono, ni me mandes mensajitos, no me etiquetes en el Facebook, ni me tomes fotos. No me regales nada en mi cumpleaños, y nunca se te ocurra llevarme serenata. No me ayudes a estudiar, ni me cargues la bolsa del mandado.  No me prepares café, no pongas música, no le digas a nadie que te gusto, no quiero gustarte, pero sí.

       Ni se te ocurra regalarme libros, menos de poesía, no estés conmigo cuando muera mi perro, ni mi padre. No me presentes a tu hermana, ni quieras que me haga su amiga, no compres membrecía doble en el cine, ni en el club. No saludes a mis padres, ni te intereses por mi profesión, no pienses en mí.

        No te pongas esa camisa, ni los pantalones tuyos que me gustan, no sonrías de esa manera, ni uses ese perfume. No camines despacito, ni tampoco apresurado, no me ayudes a cruzar la calle, ni me abras la puerta del auto. No quiero que mandes canciones ni que agregues las tuyas a mi compu. No entres a Twitter, y si entras, no me sigas. No hables bien de mí, no hables.

       No me toques, nunca me hagas el amor, ni me beses en el cuello.  No cocines el desayuno, ni la cena. No veas televisión conmigo ni disfrutes mi programa. No tengas la piel suave, ni pelos en el pecho; no hagas nada bien, ni tengas buena ortografía. Tampoco seas amable ni sonrías. No te muevas.

      Te pido no tener chiste, ser de color gris; no existir. Así, de esa manera, con todos mis consejos, nunca me enamoraré de ti. Es que, ya me sé, la otra parte de la historia…

       No llegas a cenar, no recuerdas mi cumpleaños, no te importa si no llamo. No te pones celoso de mi amigo, no dices nada del vestido.

       No te opones a esa fiesta, no preguntas por mi madre, no le das ya de comer al gato, ni bebes más conmigo. No compras el café, no me acaricias.

        No vas por mí al trabajo, no preparas pasta, no regalas flores; no vas conmigo al súper. No dejas que vea tu celular, no me tomas fotos. No dices en Twitter si estás conmigo, ni en dónde. No me llevas a tu viaje, no hueles como antes.

      No te gusta mi peinado, no planeas conmigo, no me invitas a las fiestas. No hablas bien de mis amigas, ni de mí. No te gustan las películas de amor, ni salir de noche cuando estás conmigo.

      No llegas temprano, no faltas al gimnasio, no olvidas ya tus cosas. No dices “te quiero”. No confías en mí.

 

 

 

 

 

 

 

 

El D. F. tiene MUCHO Chocolate

Este fin de semana tuve oportunidad de visitar el MUCHO Mundo Chocolate, o Museo del Chocolate gracias a que un amigo difundió en facebook la nociticia de su reciente inauguración. El 22 de marzo abrió sus puertas al público en una linda casa porfiriana ubicada en el número 45 de la calle de Milán en la colonia Juárez, donde se ofrece un recorrido a través de la historia de este delicioso producto, y nos lleva a conocer datos interesantes acerca de sus propiedades y cultivo.

Aunque el museo pudiera ser aún  más rico, es una experiencia deliciosa para un fin de semana. El lugar ofrece visitas guaidas y cursos de cocina para sacar mayor provecho a este alimento que produce placer.

A mí lo que más me gustó fue su cafetería donde los alimentos a base de chocolate son deliciosos. Además se aprovecha este espacio para cursos en los que se capacita para preparara distintos productos de chocolate.

También hay una librería y una tienda para consumir hasta empelagarse!